Actualidad

Actualidad

¿Las radiaciones de los aeropuertos son peligrosas?

08/08/2016

Si eres de los que este verano subirá en un avión, esto significa que deberás travesar varios escáneres de aeropuerto.

 

Puede que te hayas preguntado alguna vez hasta qué punto los escáneres de aeropuerto son inocuos o emiten radiaciones que incrementan el riesgo de cáncer. Para responder esta duda hay que tener en cuenta que los aeropuertos utilizan dos sistemas de escáneres muy distintos:

 

Escáner de radiación de ondas milimétricas o rayos T:

Utiliza ondas electromagnéticas, en un rango superior al de las microondas para crear imágenes de la superficie del cuerpo humano al verse reflejadas por ésta. Su poder de penetración es escaso (de milímetros o centímetros) lo que permite su paso a través de la ropa pero no atraviesa la piel humana. Su emisión de energía es 10.000 veces inferior a un teléfono móvil. Estas ondas no son capaces de alterar moléculas o átomos del cuerpo humano y no existen evidencias de que represente peligro alguno para la población.

 

Escáner de Rayos X de retrodispersión:

Utiliza radiaciones ionizantes, concretamente Rayos X que emite radiaciones de baja intensidad que no atraviesan la piel humana, sino que rebotan permitiendo un vistazo a través de ropas y complementos. Los rayos que emite son de escasa energía y la dosis de radiación emitida es mínima. Para que la dosis de radiación de un escáner de aeropuerto llegara a la dosis de una radiografía de tórax una persona tendría que pasar 1.000 veces por él. Si lo comparamos con la dosis de radiación recibida en una TAC haría falta pasar alrededor de 100.000 veces por el escáner del aeropuerto para recibir una dosis equivalente. Así pues, el aumento de riesgo de cáncer por utilizar este escáner es prácticamente nulo.

 

Podemos concluir, pues, que la influencia de los escáneres de aeropuerto sobre nuestra salud es inapreciable, aunque sí lo es las horas que pasamos dentro del avión. Varios estudios concluyen que la dosis de radiación recibida en 30 horas de vuelo equivale a una radiografía de tórax. Es, pues, más peligroso estar sentado horas y horas en un avión que pasar varias veces por un escáner, aunque no tengamos conciencia de ello.

Los expertos tranquilizan a los viajeros: solo la tripulación o las personas que viajan con mucha frecuencia deberían preocuparse. El resto, pueden viajar tranquilos. ¡Buenas vacaciones!

Actualidad destacada 

¿Quieres disfrutar de un espacio saludable? ¿Te interesa un curso o taller sobre Geobiología?

[...]
Cargando...
Información legal
x

Dirección: Borràs, 110 08208 Sabadell (Barcelona)

Teléfono: 93 723 63 63

e-mail: consulta@pereleon.com

Valid XHTML 1.0 Transitional

 

[...]
Cargando...